WA 2605, a 35 años del peor accidente aéreo en la Ciudad de México

Publicamos por primera vez y a 35 años del suceso, una serie de fotografías tomadas horas después del terrible accidente del DC-10 de Western Airlines, logradas por León Franco Gutiérrez, quien captó momentos importantes de la aviación en México y cuyo valioso acervo fotográfico se conserva hoy en día. Parte del mismo en nuestras manos, por lo que hoy compartimos este material histórico.

Western-Airlines-DC-10A

La mañana de miércoles 31 de octubre de 1979 fue típica de esa época del año, propicia a la formación de bancos de niebla al Oriente del Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México, común durante las primeras horas de la mañana y que se puede prolongar por horas. Aquél día, la historia fue por demás dramática, un enorme Douglas DC-10-10 (también llamado Jumbo, por su tamaño) se estrelló contra un edificio dentro de las instalaciones del Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México, causando la muerte de 72 ocupantes de la nave y una persona en tierra, logrando sobrevivir milagrosamente, trece pasajeros y dos sobrecargos.

DC-10-WA006A

El vuelo 2605 de Western Airlines había despegado a la 01:40 am del Aeropuerto Internacional de Los Ángeles, California, transportaba setenta y siete pasajeros y once tripulantes (tres pilotos y ocho auxiliares de vuelo), la ruta se llevó a cabo de manera rutinaria, a esas horas, solo los vuelos nocturnos conocidos como “Tecolotes” eran los que surcaban los cielos entre ambas naciones.

DC-10-WA003A

El avión, fabricado por la McDonnell Douglas en el año 1973 estaba registrado con la matrícula N903WA, tuvo el número de serie de fabrica 46929 y tenía hasta ese momento un acumulado de 24,614 horas de vuelo y 7,345 ciclos (despegues y aterrizajes), normal para un avión de su antigüedad. La tripulación formada por Charles Gilbert (53), piloto al mando; Ernest Richel, copiloto y Daniel Walsh, segundo oficial, contaba con todos sus entrenamientos y licencias vigentes por lo que estaban legalmente en regla.

DC-10-WA010A

La mayor parte de las tripulaciones de Western volaba a la ciudad de México con regularidad por lo que estaban familiarizadas con la ruta y los procedimientos de vuelo, sin embargo, ese día las cosas fueron diferentes. La tripulación inició el descenso a México para realizar la llegada por instrumentos denominada “Tepexpan” a la pista 23 izquierda, sin embargo, la única pista en uso era la 23 derecha, de acuerdo al NOTAM 2841, publicado el 19 de octubre de 1979.

DC-10-WA008A

Una vez iniciado el descenso, el Western 2605 recibió la instrucción por radio de completar la llegada “Tepexpan 23 derecha”, mientras que el avión seguía el curso hacia la otra pista. Minutos después fueron transferidos a la frecuencia de la Torre de Control para completar la fase de aterrizaje. La comunicación en este punto se tornó confusa entre ambas partes, lamentablemente no se clarificó el hecho de completar la aproximación hacia la pista derecha. Luego, la incertidumbre y la nula visibilidad en tierra se apoderaron del controlador quien preguntó ¿Tiene la pista a la vista? ¿Sus luces de aterrizaje están encendidas? Instantes después en un tono severo indicó de nuevo por radio que el avión se encontraba desviado a la izquierda de la trayectoria, la respuesta fue ¡¡Si, pero solo un poco!!

DC-10-WA011A

A las 5:40 am, el controlador advirtió que estaban por aterrizar en la pista cerrada (23 izquierda), la tripulación respondió estar enterada. Momentos después, al percatarse de su posición, el comandante del pesado DC-10 aceleró los tres motores para elevarse de nuevo, pero la nave golpeó un camión de volteo que trabajaba en la pista cerrada, lo que provocó un giro del avión de 45° por la derecha, la escasa velocidad no permitió la maniobra, estrellándose contra un edificio en la terminal aérea.

DC-10-WA005A

Las investigaciones posteriores al accidente y el dictamen del gobierno mexicano no convencieron a los familiares de las personas muertas, en particular a la familia de los pilotos a quienes se señaló por no seguir los procedimientos y las instrucciones por radio, ello condujo una serie de demandas y acciones en defensa de su nombre y capacidad como pilotos.

En el informe, la causa probable del accidente se determinó que era “El incumplimiento de los mínimos meteorológicos para el procedimiento de aproximación, como se autorizó, el incumplimiento de los procedimientos de operación de la aeronave durante la fase de aproximación y el aterrizaje en una pista cerrada al tráfico”.

DC-10-WA007A

El consiguiente análisis de expertos en accidentes de aviación pone en entredicho no solo a las autoridades mexicanas que condujeron la investigación, sino a la misma autoridad norteamericana por no involucrarse en los trabajos de campo y de análisis posterior al suceso. El actuar de la tripulación en completar el procedimiento de aproximación ILS hacia una pista cerrada y la poca claridad en las instrucciones del único controlador en turno, fueron factores determinantes de la tragedia, la más grave ocurrida en el aeropuerto más importante de México.

Todos los derechos: AVIATION MEX ©
Fuentes documentales:
Foto de inicio; Wikipedia
Recomendación de la NTSB A80-59 y 60, publicada el 14 de julio de 1980.
Circular de la OACI 173-AN/109 No. 6